jueves, 20 de julio de 2017

Tierra de Nadie (Amalia Iglesias)

Después de todo
ni tú ni yo somos de aquí.

Nadie puede medir el espacio
que desalojan nuestros pasos
ni dictar a qué patria pertenecen.

No hay puertas ni fronteras
en la complicidad del tiempo que te abraza,
el aire que respiras made in tierra
entra y sale de todos los pulmones.

No podrán levantar barricadas en los labios
ni poner concertinas en las voces.

La sed del río (2016)

jueves, 13 de julio de 2017

Música entre los pinos (León Molina)

Suena un oboe
entre los pinos
y los pífanos del arroyo
interpretan la melodía
que dibuja el atardecer.
Se incendian en mi corazón
los viejos violines del mundo
y bailo un vals arrebatado
en el transido bosque
como un loco
solo y perdido.
No temo que alguien me vea,
al contrario,
desearía que me vieran
todos cuantos conozco
y acabar con la leyenda
de mi nombre y apellidos,
desparecer en la niebla
bailando como un loco
y que de mí no quede
ni memoria
en el pecho de un amigo,
sólo la música
                     sonando sola.

El son acordado (2004)

jueves, 6 de julio de 2017

XXVIII (Joaquín Gurruchaga)

Oír el rio que pasa,
la corriente del río
que pasa.
Ya sé
que puede parecer
muy poco.
Pero es lo más
que puedo deciros.
Oír el río que pasa, 
oír tu río,
verte en el agua,
oír tu río
que pasa,
oír el río.

21 de octubre, 1986
Últimos poemas (1983-1992) 

jueves, 29 de junio de 2017

Estampa (Miguel Mas)

No sé de dónde ha llegado ahora esta luz.
La mañana se ha hecho una secreta exclamación
de claridad bajo la fina piel del mundo.
Están cerradas las tiendas, los bares cercanos. 
Perdidos en la lejana autopista los coches
son un destello apenas en el azul del cielo.
Sobre la tapia un gato blanco cuenta las horas
y en sus ojos se ordena lentamente el día.
No sé de dónde ha llegado ahora esta luz.
La ciudad parece hoy una casa de alquiler.
Hemos quedado solos, bajo la piel del mundo,
esta mañana, la transparencia y yo.

Miguel Mas

jueves, 22 de junio de 2017

En el dorso del cielo (Ida Vitale)

No es casual 
lo que ocurre por azar: 
un fragmento de nada se protege 
del no ser, se entrecruza 
de signos, impulsos, 
sies y noes, atrasos y adelantos, 
trazos de geometría celeste, 
coordenadas veloces en el tiempo 
y algo ocurre. 
Lazos para nosotros pálidos, 
son obvios para lo que no vemos, 
y nosotros la ventana abierta 
desde donde la tela blanca vuela 
cubierta de diseños. 
Pero uno llama azar 
a su imaginación insuficiente. 

Trema, 2005

jueves, 15 de junio de 2017

Desde fuera (Alvaro valverde)

                         A César Simón, in memoriam

Vivir es deslizarse, repetiste,
captar nuestra existencia de soslayo
o verla desde lejos, en lo alto,
con la perplejidad del que contempla.
Los que te conocieron aseguran
que tu viviste así, que no hubo nada
ni nadie que pudiera desviarte
ni un ápice siquiera de ese trazo
que le diste por fin a tu camino.
Esa senda emboscada conducía
a una casa perdida entre los páramos.
Sobre aquel pedregal erosionado,
bajo la ardiente luz de los veranos,
una sombra precisa dibujaba
el estupor final de tu extravío.
En ese santuario estableciste
una visión del mundo peligrosa.
Rogabas a los dioses con frecuencia
que no nos castigaran con desgracias
(capaces en su ardor de destruirnos)
sin antes enseñarnos lo importante:
la frágil transparencia de la vida.

"Desde fuera" (2008)

jueves, 8 de junio de 2017

Toma en tus manos... (Antonio Praena)

Toma en tus manos
este jersey tejido en nudos de memoria.
Consérvalo, porque algún día
recordarás las manos desgastadas
que lo tejieron en las noches de tu infancia.
Y no podrás volver. Y tendrás frío
cuando descubras que vivir
a veces es llorar.
Abrígate con el amor que en el jersey está trenzado:
lo que nos quita el tiempo
ha sido el tiempo quien lo ha urdido
en formas misteriosas y sencillas
que hilvanan nuestras vidas a otras tramas.
Es imposible amar fuera del tiempo,
nada infinito hay que se alcance sin su hebra
aunque la hechura de su amor
nos muestre su belleza en sacrificio
sólo al perder a quien más hondo nos ha amado.
No pienses, como Eliot,
que sólo el tiempo vence al tiempo,
porque el tiempo es invencible.
Más bien realiza hazañas cotidianas:
piensa en mamá, aprende a tricotar
tus horas en ofrenda:
-punto de arroz,
ochos perdidos,
espigas que se cruzan
con las agujas de la vida…-
Ponte el jersey
y teje otro jersey para tus hijos

Poemas para mi hermana (2006)